La historia de cómo nació la idea de la tens que toca el violín para pacientes del Hospital El Pino

Damaris Silva es una de las funcionarias que se desempeña como técnico en enfermería en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital El Pino, para enfrentar la crisis sanitaria por el coronavirus.

A principios de este mes, el recinto asistencial dio a conocer el talento musical de la profesional, tras subir un video a sus redes sociales en el que se ve cómo recorre los pasillos del hospital tocando música en su violín para los pacientes.Lee también…Damaris, la tens que recorre los pasillos del Hospital El Pino tocando su violín para los pacientes

La funcionaria -que es violinista desde hace 14 años- fue impulsada por su jefe para que tocara música todos los martes y jueves en el recinto.

En conversación con Agencia Uno, Silva reconoció que “no sabía qué tocar porque fue una cosa del momento, pero dentro de mí siempre hubo algo que llegara a la gente, a los pacientes más que nada”.

“Fui todo el camino pensando qué podía tocar y se me vino un himno a la mente que dice: ‘En horas tristes de dolor fuiste mi amparo, gran señor’. De ahí que surgió esto y no he parado de hacerlo”, añadió.

Destacamos la entrega musical que una de nuestras TENS de la Unidad de Pacientes Críticos realiza con cariño y talento para nuestros pacientes y funcionari@s. Gestos como éstos brindan fe y esperanza, fortaleciendo el ánimo en tiempos complejos. Muchas gracias Damaris!! 🤗🙌👏👏 pic.twitter.com/enduOcR0fN

— Hospital y CRS El Pino (@HospitalCrs) June 4, 2020

“Me hace sentir un poquito mejor”

Silva comentó que lo que busca también es poder “apagar un ratito el sonido de las bombas, monitores, ventilador, las mismas conversaciones entre los compañeros. Es apagar un ratito toda esa bulla por decirlo así y que disfruten un rato”.

“Ha sido algo que los mismos compañeros o pacientes lo han solicitado. Es algo que igual me llena, que me da alegría, me hace sentir un poquito mejor, que estoy aportando algo que no lo tienen”, añadió.

Además, relató que hay momentos en que deja de tocar el violín para poder cantar porque “es una conexión que se forma entre el paciente y yo”.

Con respecto a cómo reaccionan los pacientes, relató que aplauden, sonríen, levantan el dedo e incluso otros que “cierran sus ojos y se ponen a cantar o se ponen a llorar”.

Deja una respuesta