Refinería de Potrerillos comienza sus operaciones con Cátodos de excelencia

Un importante hito alcanzó la refinería de Potrerillos de Codelco División Salvador, tras la detención general de la Fundición, realizó su primera cosecha con 90% de los cátodos Grado AE y antes de la fecha programada, demostrando que la planificación y trabajo en equipo es la clave para hacer las cosas bien.

Si bien existía ansiedad por los resultados, también había confianza del equipo liderado por su superintendente, Rodrigo Aguilera, de que el trabajo realizado durante estos meses tendría sus frutos, frutos que lo hacen sentir orgulloso, no sólo por la calidad del producto sino que también por el personal que es parte fundamental de este logro.

“El trabajo realizado por la refinería durante la detención de la fundición para dar cumplimiento al DS28, es digno de imitar y del cual me siento tremendamente orgulloso, porque fueron nuestros propios trabajadores y trabajadoras quienes demostraron sus compromiso y sentido de pertenencia, tomaron este periodo como una oportunidad para, por ejemplo, hacer mejoras a las instalaciones, lo que nació de ellos mismos.”, señaló Rodrigo Aguilera, superintendente Refinería.

Luego concluye que “hoy a pocos días de haber concretado nuestra primera cosecha catódica, todo el equipo de refinería puede decir con orgullo que hizo bien la pega, que gracias a su compromiso se logró una mantención exitosa, y lo más importante, libre de accidentes e incidentes. Ahora nos queda normalizar nuestras cuatro cosechas diarias, y no tengo ninguna duda que con el grupo humano que existe en la refinería, se logrará”.

REAFIRMANDO EL
COMPROMISO

Claramente los resultados obtenidos por la refinería no son al alzar, durante el periodo que duró la detención general, el personal de la refinería planificó y coordinó cada uno de los trabajos que realizaron, a fin de no sólo hermosear sus instalaciones, sino que también realizar mejoras que hoy dan estos importantes frutos.

Teófilo Pereira es operador mantenedor especialista y también se siente muy orgulloso de lo realizado, “llevo 35 años y nunca había vivido una experiencia tan grande y bonita como esta. Se lograron hacer cosas que estaban pendientes de hace muchos años, como por ejemplo arreglar portones, máquinas, pasillos. Me siento muy orgulloso y quiero reconocer a mis compañeros, porque se realizó un trabajo en equipo y armonía con los mecánicos y mantenedores, y lo más importante sin accidentes, y ahí tenemos el mejor logro, fuimos muy cuidados con las nuevas tareas que aprendimos de aquellos con mayor experiencia. Ahora debemos mantener todo lo bueno y seguir produciendo cátodos de excelencia”.
Por su parte Cristian Pérez, operador mantenedor calificado manifestó que “aquí se trabajó muy bien con gente propia que tiene espíritu de pertenencia, conocíamos las instalaciones y sabíamos que debíamos mejorar. Apuntamos al trabajo de excelencia, en equipo, a la buena planificación y lo más importante el No accidentarnos”. Luego agregó que “me saco el sombrero por todos y todas, y los que no sabían, aprendieron con los expertos a hacer cosas nuevas, así que además aprovechamos la oportunidad de aprender. Este es nuestra fuente de trabajo y fuimos capaces de mejorar cosas de la operación, pero también a arreglar nuestra casa. Aprovechamos al máximo estos meses”.

Deja un comentario